https://www.facebook.com/pages/Grupo-de-autoayuda/1577796695791144 Fobia social vs medicina. Dr. Juan P. Soto --> Y añadir algo de CSS:

lunes, 24 de agosto de 2015

Fobia social vs medicina. Dr. Juan P. Soto


Desafío a cualquier médico para que defina de manera categórica qué es la fobia social, Término ambiguo que al no conseguir definir su esencia, hasta el más común de los fóbicos ha de resignarse y tragarse en forma de píldora el concepto que de ella hagan los médicos y psiquiatras.

Si miramos siglos atrás, una bata siempre fue garante de la verdad: en la Edad Media eran los curas quienes decidían quién merecía la hoguera por hereje o bruja, hemos lavado esas sotanas negras volviéndolas blancas y postrándonos ante ellas cuando las viste un médico.

Da risa ver cómo varía el concepto, en cuestión de décadas, de lo que es enfermo y de lo que es sano. El DSM, manual de referencia en psiquiatría, ha ido borrando en menos de 20 años, enfermedades mentales como la homosexualidad o tiempo atrás la masturbación, algunos médicos sostenían que producía ceguera y locura.

Por si fuera poco, las grandes farmacéuticas son las financiadoras de las grandes campañas médicas y de organismos como la OMS. Esto se traduce en que son las que marcan una directriz clara de lo que es enfermedad y de lo que es salud. Todavía nos preguntamos: pero cuántos desórdenes nuevos aparecen cada año. Yo añado: y cuántos medicamentos nuevos surgen por arte de magia para curarlos. Curioso.
No nos damos cuenta de que estamos llamándonos enfermos por vivir y por el paso natural de la edad? Tranquilo, si se encuentra usted mal por ello, tómese un Prozac.
Las enfermedades crónicas, es decir, clientes eternos, se disparan cada año. Como los Trastornos de ansiedad por fobia social: es preferible tenerlos drogados en lugar de invertir tiempo, afecto y amor en personas que lo que sufren es la ansiedad pero posiblemente la de sus padres o de la misma sociedad. Y hablo por experiencia y por lo que veo mis pacientes como médico. Siempre existió el niño tímido, el temeroso o el quieto: ahora todos ellos de adultos caben en la categoría de enfermos fóbicos sociales. Receta, pastilla y solucionado.

Pero un médico siempre tiene razón, aunque se equivoque en su diagnóstico. Por supuesto que habrá médicos que no acudan a la voz de las farmacéuticas y su vocación haga buenas migas con su independencia.

Cuando el contacto entre el enfermo y el médico se da para producir al Estado, no habrá píldora en la farmacia para curar la deshumanización de una profesión. Sobretodo cuando no dejamos que cada cual adulto considere qué es la salud y qué es estar sano.
                                                               Dr. Juan P. Soto