https://www.facebook.com/pages/Grupo-de-autoayuda/1577796695791144 Aceptarse y atreverse a ser uno mismo --> Y añadir algo de CSS:

miércoles, 27 de mayo de 2015

Aceptarse y atreverse a ser uno mismo


 “Haz visible lo que sin ti, quizás no se habría visto nunca “
                                                                          Robert Bresson

        La aceptación de nuestro yo interior, es otro de los pasos fundamentales en el camino hacia una vida más plena. Aceptación que va permitir que nuestras  acciones sean consecuentes  con nuestros auténticos sentimientos, necesidades, deseos y valores. Aceptarnos significa respetarnos y querernos incondicionalmente, independientemente de nuestros errores, fracasos, de lo negativo que  podemos descubrir  en nosotros a medida que vamos conociéndonos.

       Nuestra autoestima es el sentimiento que tenemos acerca de nuestro valor personal .Es el juicio que hacemos acerca de nuestras habilidades para enfrentar la vida, pero también de nuestro derecho a ser feliz,  respetando nuestros intereses y necesidades. Nuestra autoestima influye determinando todo los aspectos de la vida tanto afectivo como laboral: elección de pareja, amigos, carrera,  trabajo.  Un concepto positivo de nosotros mismos potencia nuestra capacidad de desarrollarnos, emprender proyectos  con confianza, lanzarnos a nuevas experiencias. La autoestima  se desarrolla desde muy temprana edad en relación con los padres, posteriormente con educadores amigos, compañeros .Los padres son fundamentales en la imagen que un niño construye de sí mismo, de su propio valor.
  
Padres demasiados exigentes o críticos  influyen de manera negativa. Generalizaciones muy comunes  como:” nunca te das cuenta de nada”,” siempre haces lo mismo “, en que nos equivocamos para que nos hagas esto “, dañan severamente la autoestima. Para que la misma se desarrolle de manera   equilibrada es necesario una relación de respeto, donde las cualidades sean reconocidas y los defectos aceptados .Con frecuencia esas frases negativas siguen resonando en nuestra mente por mucho tiempo, y ya adultos en distintas situaciones retrocedemos al estado de conciencia de ese  niño lastimado  y actuamos como si aun lo fuéramos.  Para que  no suceda , para que, para que no repitamos esos momentos en que nos sentimos humillados ,inferiores a los demás,  debemos ser consciente de esto, aceptar a ese niño herido que llevamos dentro, sin sentir rechazo , comprenderlo desde nuestra mirada  de adulto, reconciliarnos con él, e integrarlo como parte de nuestro yo..

              Muchas veces cuando tratamos de reforzar nuestra autoestima, intentamos  hacerlo mediante la obtención de cosas materiales, títulos, cirugías estéticas; si  bien esto en un primer momento puede hacernos sentir mejor, al tiempo y como prueba de que nuestra autoestima sigue insatisfecha, queremos más y más.  Es paradójico que siendo la autoestima  un sentimiento la busquemos en  cosas externas y no en nuestro interior. Podemos cosechar miles de aplausos, pero igual sentirnos vacíos si respondemos más a las expectativas y presiones sociales que a nuestros verdaderos deseos.

            La defensa de la identidad personal es un proceso natural y saludable. No nos dejemos manipular o influir por los demás. Digamos no, si lo deseamos .El mundo respetará nuestros  no repitamos esos momentos en que nos sentimos humillados ,inferiores a los demás,  debemos ser consciente de esto, aceptar a ese niño herido que llevamos límites si le indicamos donde están. Solo actuando consecuente y acorde  con nosotros mismos, no necesitaremos la aprobación de nadie porque ya tendremos la más importante: la nuestra .No temamos  al fracaso, a cometer errores. La perfección no es propia del ser humano ,todos somos frágiles en algún aspecto .Tenemos que dejar de sentir vergüenza ,culpa, reconciliarnos con esas partes de nuestro yo que no nos gustan ,esto no quiere decir que no debamos intentar superarnos, aprender de nuestros errores .y siempre buscar la excelencia .


             Tenemos que dejar  salir a la luz quienes somos, atrevernos a ser nosotros mismos,  conscientes de que cada uno es un ser único e irrepetible y que es desde esa singularidad  que podemos aportar algo nuevo y sentirnos valiosos. Tenemos derecho a estar orgullosos de nuestros logros, gratificarnos por ellos, disfrutar de nosotros mismos, de nuestra compañía .Solo así encontraremos la serenidad que hace posible una vida plena y feliz.
                                                                                          Nancy B Puzzi